La propia senda

empezar o acabar

crecer o declinar

duros momentos

que limitan un sendero

si te has equivocado

y los pasos

han sido errados

nada se salva

pero si has caminado

abriendo tu propia senda

los trabajos de cada día

te han llenado de aliento

y aún te florecen

en la memoria

¡Comenta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.