Ojos y oídos para la educación

somos veedores

aunque muchos nos quisieran ciegos

evaluamos en función de las normas

e informamos

manejamos muchos hilos

para garantizar la eficacia

del tapiz institucional

conjugamos desempeños docentes

exigencias legales

deseos de las familias

pues también ejercemos de oidores

evitando sorderas perniciosas

asesoramos a directivos

y hacemos propuestas a las autoridades

en función de nuestro criterio profesional

por lo general

no nos permitimos ser títeres

ni militares con o sin condecoraciones

somos supervisores rigurosos

mal aceptados por unos

y a veces por los otros

como todo el que deletrea verdades

aunque resulten obvias

pero ocultar ineficacias

nos haría cómplices

y para eso no se necesitan

tantos desvelos y evidencias

¡Comenta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.