Nosotros leemos, ellos leen

Eva González Gutiérrez | Directora del CEIP Estela de Zurita (Cantabria)

En nuestro colegio nos encantan la lectura, los libros, las historias y que todo el mundo pueda acceder a los libros. Además, nos ilusionaba la idea de tener una biblioteca. Nuestro colegio es muy pequeño y carece de espacio para tenerla. Así que se nos ocurrió hacer una biblioteca en el patio, pero no solo para nosotros, sino para todo el pueblo. Queríamos que todo el pueblo pudiera ser socio y que todos los vecinos tuvieran la posibilidad de acceder al préstamo de libros sin tener que trasladarse a la cabeza de comarca que, al ser más grande y tener mayor población, sí dispone de biblioteca municipal.

Así pues, los 18 estudiantes de 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria que forman un solo grupo clase porque, al ser una escuela rural, todos están en la misma aula, se han embarcado en la aventura de montar una biblioteca para todo el pueblo. También trabajan otras áreas del currículo como la lengua y se familiarizan con la correcta utilización de las herramientas TIC; pero, sobre todo, comprenden y toman conciencia de lo que es sentirse parte activa de la sociedad y recapacitan sobre lo que pueden hacer para mejorarla con sus ideas y trabajo.

El proyecto

Pero, ¿cómo hacemos una biblioteca en el patio? Aquí comienza el proceso creativo. Vimos que una solución era conseguir un módulo de los que se utilizan en las obras como oficina o vestuario, y colocarlo en el patio. Como el precio era cuantioso, surgió la idea del ApS, pensamos que la Junta Vecinal podría echarnos una mano y ayudarnos al menos económicamente, y así surgió la idea de que no se quedara solamente el uso de la biblioteca para el colegio, sino que todo el pueblo pudiera disfrutarla. De esta manera, la Junta podía justificar el gasto al dedicarlo a un bien comunal. Pues eso hicimos: lo pintamos, colocamos suelo de parqué flotante, introducimos también luz y calefacción, las estanterías y después los libros.  Pero no lo hicimos solos, nos ayudaron, ilusionadas, las familias que forman el AMPA.

Por otro lado, como teníamos claro que sería el alumnado quien iba a llevar la biblioteca, nos pusimos rápidamente manos a la obra en el cole. Las y los estudiantes encargados iban a ser los mayores del centro, de 3º a 6º de Primaria. La primera tarea consistía en clasificar los libros; para ello elegimos el programa Abbies Web, así que empezaron a introducir los títulos de los libros en el programa, a pegar los tejuelos y a ordenarlos alfabéticamente en las estanterías.

Como había que conseguir que el pueblo conociera nuestra iniciativa y el servicio que queríamos prestar a toda la comunidad, primero teníamos que informarles. Nuestro objetivo era conseguir socios para nuestra biblioteca, así que elaboramos una hoja informativa que buzoneamos, avisándoles de la futura apertura de la biblioteca y poniéndoles una condición para activar el carnet de socio. El requisito era que, al menos, debían donar un libro, ya leído, de literatura adulta o juvenil.  En el colegio tenemos mucha literatura infantil, pero nos faltan libros de adultos, y esta era una buena forma de aumentar nuestro fondo bibliográfico sin gastar mucho dinero. Además, de esta manera todos considerarían la biblioteca un poquito suya, porque cada uno de ellos habrían aportado ejemplares para enriquecerla.

Buscamos los siguientes objetivos de nuestro proyecto para el alumnado:

  • El compromiso en proyectos que beneficien a su entorno.
  • El conocimiento de los diversos sistemas de organización de una biblioteca y su puesta en funcionamiento.
  • El aprendizaje de la organización y desarrollo de un proyecto.
  • El trabajo en equipo.

Podemos decir que nuestro proyecto llegó a su punto culminante el día de la inauguración, que fue, como no, el 23 de abril de 2018 con motivo de la celebración del Día del Libro.

Los chicos y chicas emularon a los cuentacuentos, pusieron en escena obras de teatro y declamaron sus propias poesías ante un numeroso público, entre el que estaba la alcaldesa de Piélagos, el presidente de la Junta Vecinal, delegados de todos los grupos políticos representados en la corporación municipal y representantes del CEP Santander. También asistió un escritor local que nos habló sobre el valor y la importancia de leer, un músico que amenizó la ceremonia de apertura interpretando música tradicional instrumental de gaita, y padres y vecinos de la zona.

Para terminar, quiero destacar que, aunque al principio fue dura la puesta en marcha por el coste, los numerosos recursos personales paliaron bastante ese obstáculo, logrando hacer realidad el sueño de tener nuestra propia biblioteca.

 

¡Comenta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.