Cervantes lo sabía

tantos libros indispensables

y tanta gente sin leerlos

sin compartir sensateces

sutilezas magnetismo belleza

sin abrir estos evangelios

para rastrearse a sí mismos

equilibrar la desmesura

o desmesurarse a lo cíclope

en manías pulsiones y misterios

adquiriendo el disfrute

no solo de pensar por uno

sino contra sí mismo

dejando que la sospecha

la incertidumbre

nos abra el tercer ojo

ese que nubla la costumbre

dando por acertadas las certezas

por luz las sombras

y por amor la rutina

renunciemos repetidamente

a lo obvio

y empuñemos la valentía

en aras de actuar libremente

como si dios hubiese muerto

nunca seremos hijos pródigos

envidiable resulta

tener ideas propias

y no ponerse restricciones

esa es la senda para ser humano

involucrémonos aun errando

hasta atinar como el insigne cervantes

con nuestra propia silueta de quijote

acompañado del hermano sancho

urdamos así otro modelo de vida

¡Comenta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.