Plan de uso de medios sociales de un centro educativo

Marta Reina Herrera | Asesora de Innovación y Formación TIC en CTIF Madrid Oeste

Como recogíamos en la anterior publicación, la presencia en redes sociales de los centros educativos es ya una realidad. Por ello, es necesario el desarrollo de un buen plan de comunicación y uso de medios sociales que debe contemplar los siguientes aspectos: objetivos, público, canales, contenidos –tono y línea editorial–, acciones, responsables y evaluación.

  • Los objetivos, recogerán las intencionalidades y los objetivos que el plan persigue.
  • El público, hace referencia a los usuarios objetivos a los que se dirige: alumnado, familias, antiguos estudiantes, instituciones educativas, docentes…
  • Los canales de comunicación son una parte muy importante del plan. En este punto el centro debe decidir qué medios de comunicación elige para la comunicación interna (correo electrónico, mensajería instantánea…) y para la comunicación externa (web institucional, blogs, redes sociales: Twitter, Facebook…) Como anexo a este punto del plan de comunicación, conviene incluir un manual de uso específico para las redes sociales utilizadas, no siendo igual las especificaciones de uso de Twitter, que las de Facebook o LinkedIn, por ejemplo.
  • La línea editorial debe especificar el tono y las características de los contenidos publicados por cualquier miembro de la comunidad educativa. Sea cual sea, siempre deben mantener el pleno respeto a la identidad, protección de datos personales e imagen de todos los miembros de la comunidad educativa y del centro, así como cumplir con la legislación vigente.

Asimismo, es importante tener presente el carácter educativo de la organización. Por ello, es necesario que cualquier publicación en la Red haga uso de un lenguaje no ofensivo ni despectivo, teniendo muy en cuenta la netiqueta y no contestando nunca a publicaciones que no se rijan por ella. En este sentido, es también conveniente tener especificado un plan de crisis con el protocolo de actuación en caso de posible ataque a la reputación en línea o un hackeo de cuenta en redes sociales.

  • Las acciones concretarán, a través de un cronograma, las actuaciones que se deben realizar para llevar a cabo el plan de comunicación, siendo recomendable especificar también el número de publicaciones semanales en los diferentes canales de comunicación elegidos.
  • En cuanto a los responsables del plan de comunicación, más allá de los últimos responsables (equipo directivo), se debe concretar qué miembros del claustro llevarán a cabo las distintas actuaciones previstas en el plan de comunicación. En este punto, cobra especial importancia las figuras del Community Manager Educativo y del Webmaster o del equipo de comunicación del centro, quienes serán los encargados de administrar las cuentas en redes sociales y los diferentes espacios web del centro (aulas virtuales, web institucional, blogs…).

Funciones diferentes y complementarias a las contempladas actualmente para el Coordinador TIC, que a la vista está han quedado desactualizadas en la normativa vigente y que deben ser replanteadas de acuerdo a la nueva realidad social, así como la imposibilidad de ser abordadas por un solo miembro del claustro con las horas de liberación actualmente contempladas.

  • Como último punto, el plan debe incorporar una evaluación de su desempeño dirigida a la introducción de mejoras periódicas, midiendo el grado de consecución de los objetivos propuestos en el plan y concretando los diferentes indicadores de logro. En este punto cabe destacar la necesidad de incorporar como instrumento de evaluación el uso de servicios de métricas, estadísticas y monitorización de datos RSS para conocer, por ejemplo, las visitas a la página web del centro o los seguidores en las diferentes redes sociales, entre otros.

¡Comenta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.