Escuela conectada y en red

Marta Reina Herrera | Asesora de Innovación y Formación TIC en CTIF Madrid Oeste

Que los centros educativos deben estar en la Red, es algo que ya nadie debería poner en cuestión. Un centro educativo no puede vivir de espaldas a la sociedad que le rodea y, las redes sociales, forman parte, cada vez más activa, de ella.

Estas son un medio muy potente para establecer relaciones entre toda la comunidad educativa y para que los centros puedan interactuar con otros agentes, un modelo de escuela con presencia en la red, abierta a su entorno y a la comunidad profesional.

Para ello es necesario introducir y gestionar correctamente nuevos canales de comunicación y espacios virtuales propios con un doble objetivo:

  1. Aumentar la visibilidad de la institución educativa y los valores de posicionamiento e imagen de la institución en el entorno social y virtual.
  2. Favorecer la colaboración docente, estimulando la conexión con otros profesionales, pasando de un modelo tradicional de gestión institucional a otro en que la capacidad de aprendizaje y de innovación sea realmente un componente del centro y no una especie de aditamento. Implementando un modelo organizativo basado en un paradigma más novedoso de gestionar el conocimiento- compartir el conocimiento- generar un nuevo conocimiento.

Pese a las reticencias de algunos centros a entrar en redes por miedo a lo desconocido, cada vez son más las instituciones educativas que aprovechan la visibilidad de Internet. Pero, el gran reto, una vez que una institución educativa entre en las redes, es crear una estrategia de comunicación oportuna, a través de un plan de comunicación que permita crear una reputación online cuidada de la organización, y no estar en las redes por estar.

Para esto, es necesaria la figura del community manager o la creación de un equipo de comunicación dentro del personal docente, para la gestión de la presencia de la organización en las redes sociales y en espacios virtuales (web del centro, aula virtual, blog…). Un equipo que diseñe un plan de comunicación específico, para comunicar con claridad un mensaje unificado en consonancia con la misión, visión y valores del centro, valorando en cada ocasión el canal o canales de comunicación, el momento y la periodicidad más adecuada, para tener un mayor alcance a la hora de difundir y publicar contenidos. Si, por el contrario, únicamente es algún docente o el coordinador/a TIC quien que “se encarga” de las redes sociales en su tiempo libre, los resultados serán mediocres.

En pleno siglo XXI, donde cada vez es más significativa la diferencia entre modelos de centro, esta es una apuesta que el centro educativo debe hacer como organización: incorporar este nuevo enfoque “abierto y conectado” dentro de su proyecto educativo y como una de sus señas de identidad, con el objetivo de garantizar una mejora y promoción efectiva y duradera, creando redes internas y externas de colaboración, que favorezcan la creatividad e impulsen la innovación educativa

Por lo tanto, es necesario que los centros educativos incluyan un plan de comunicación y uso de medios sociales en su proyecto educativo, junto con otros planes como (plan de acción tutorial, planes de mejora, etc.), en busca de su mejora como organización para un desarrollo personal y colectivo en una sociedad digital, lo que exige que las administraciones educativas contemplen estas funciones, más allá de la figura del coordinador TIC que ha quedado obsoleta en el panorama actual.

En el próximo artículo trataremos los puntos que debe contemplar un plan de comunicación de un centro, así como los ejemplos de algunos canales de comunicación interna y externa y las funciones del Community Manager Educativo o del equipo de comunicación de un centro.

¡Comenta!

Deja un comentario