Convivencia escolar

Los informes sobre acoso laboral contra docentes son una forma perversa de analizar situaciones complejas. Informes pocos rigurosos que provocan una alarma social innecesaria. Los centros educativos no son un campo de batalla, como predican algunos expertos y sindicatos. Exigencias, siempre las mismas: la autoridad, pura y dura, para el profesorado y el reconocimiento de la infalibilidad para sus decisiones. Propuestas para un sistema educativo propio del siglo XIX.

Condenando todo tipo de violencia, pero discrepamos de esos “riesgos manufacturados”, como los denominaba Anthony Giddens, porque son creaciones relacionadas con la búsqueda de un determinado tipo de interés, que nada tiene que ver con los intereses de la mayoría ni con la realidad social, y que son imputables, en parte o en su totalidad, a las personas y a las instituciones que los elaboran y, también, a quienes los difunden, con una falta de rigor palpable.

Activemos y rentabilicemos los Observatorios para la Convivencia de las comunidades autónomas. Mejoremos la formación inicial del profesorado. Dotemos a los centros de más y mejores recursos humanos y materiales. Y trabajemos para construir una cultura profesional que afronte mejor la actual complejidad del sistema educativo.

¡Comenta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.