El juego, un proyecto multidisciplinar y multinivel de centro

Virginia Pérez Gorroño y Vanessa Casado Llorente | Maestras de Primaria e Infantil en el CEIPSO El Encinar, Torrelodones.

Como parte del impulso en el cambio metodológico y convivencial de nuestro centro, el CEIPSO El Encinar, ubicado en la zona noroeste de la Comunidad de Madrid; y continuando con la tradición de celebrar la fiesta de Carnaval en torno a una temática común, este curso nos propusimos dar un paso más y realizar un Proyecto desde Infantil a Secundaria que actuase de nexo de unión y cuyo centro de interés fuese El Juego, desarrollándose a lo largo de los meses de enero y febrero de 2017.

La elección del tema surge del claustro de profesores movidos por el protagonismo natural que posee el juego dentro de los procesos de aprendizaje, a la par de la importancia que se le otorga al considerarlo un pilar básico en la línea metodológica que persigue el centro.

Esta propuesta docente se ve acompañada por el nuevo diseño de parte del patio, llevado a cabo por el Ayuntamiento de Torrelodones, desarrollando una transformación del espacio con fines educativos al usar una serie de figuras geométricas en el suelo que invitan a dejar volar la imaginación y dar rienda suelta a la creación e invención de juegos. Aprovechando este diseño, desde el centro se convoca un certamen para recoger propuestas creadas por miembros de la comunidad educativa que promuevan actividades lúdicas a desarrollar en el nuevo espacio de recreo. Paralelamente, desde las clases de Educación Física de Primaria se alienta y motiva a dicha creación e invención al hacer uso del espacio en el transcurso de las sesiones.

Dada la implicación de todos los niveles educativos se realizó una distribución concretando la temática desde Infantil, trabajando el juego tradicional, pasando por Primaria, donde se profundizó en los juegos de mesa y videojuegos, y acabando en la etapa de Secundaria con los juegos de rol.

En concreto, el equipo docente de la etapa de Infantil diseñó una paleta de inteligencias múltiples cuyo tópico fue el juego tradicional. Esta paleta atiende a la variedad de inteligencias de nuestro alumnado y en función de ello distribuye los contenidos a trabajar en el aula, dando respuesta a las actividades que se desarrollaron a lo largo del proyecto e impulsando el potencial de todos y todas, garantizando el éxito por igual.

Además de buscar la participación de todos el profesorado y alumnado del centro, también se promovió la colaboración de las familias al considerar imprescindible su implicación en la educación de sus hijos e hijas. Para ello se emplearon diversas vías: por un lado, la Asociación de Madres, Padres y Tutores de Alumnos (Ampta) La Colina organizó la ambientación del proyecto al animarles a decorar los espacios comunes, las familias aportaban aquellos elementos elaborados en casa y que consideraban adecuados para transformar el centro es un espacio que motive a jugar y a investigar sobre ello; y por otra, a través de talleres en las aulas que tuvieron diferentes finalidades:

  • Las familias formaron parte de las actividades de clase para elaborar activamente los disfraces en la etapa de Infantil en estrecha colaboración con el alumnado.
  • Participaron disfrutando de la práctica de juegos de mesa en todos los niveles del centro. Las familias acudían a las clases con juegos traídos de casa y se encargaban de, en grupos reducidos, explicar cómo se jugaba, participar en el transcurso del juego y supervisarlo.
  •  Se invitó a abuelos y abuelas a que compartieran aquellos juegos que practicaban en su infancia y mostrasen las diferencias con los juegos actuales, así como los materiales empleados.

Otras actividades que promovemos en nuestro centro son aquellas que fomentan las relaciones entre estudiantes de diferentes cursos. En esta ocasión, realizamos encuentros interniveles donde los alumnos de cursos superiores mentorizaban a otros de niveles inferiores, compartiendo un rato en el que disfrutar de juegos tradicionales o populares que se enseñaban los unos a los otros.

De manera simultánea, se desarrollaba el trabajo curricular en las aulas del centro y la temática de El Juego servía de excusa para aprender a redactar normas en el área de Lengua, crear tableros en Matemáticas, analizar la probabilidad y estadística, diseñar entrevistas para saber cómo eran los juegos que se practicaban en décadas pasadas o, incluso, inventar nuevos juegos.

Los alumnos de Educación Infantil crearon un dossier de juegos populares y tradicionales a través de un “libro viajero” que cada tarde visitaba una casa y a la mañana siguiente acudía al colegio con una hoja más rellenada en la que figuraba la descripción e ilustración de un juego que habían elaborado en familia. Con esta iniciativa, además de recoger un montón de alternativas lúdicas para ocupar el tiempo de recreo, se trabajó la expresión oral en las aulas al mostrar cómo se jugaba y cuáles eran las principales normas del juego aportado al libro viajero. El trabajo de expresión oral figuraba como objetivo en la PGA de nuestro centro para este curso escolar.

Para finalizar el proyecto, el cierre se hizo coincidir con el día de la celebración del Carnaval. La novedad de este curso fue disfrutar de un pasacalles por los alrededores del colegio acompañados de pancartas, música y familiares disfrazados. Para dar a conocer al entorno la celebración del pasacalles, se diseñó un cartel. Los pasos que se siguieron hasta el modelo definitivo comenzaron proponiendo al alumnado que dibujaran cómo se imaginaban un carnaval sobre los juegos. Una vez convertidos en artistas, por niveles seleccionaron aquellos que creían más representativos, dando lugar a un collage final que convocaba a toda la comunidad educativa al cierre del proyecto.

Al pasacalles, cada aula acudía ataviada con el disfraz elaborado y que estaba relacionado con la temática asignada a su etapa (Infantil: bolos, ratón que te pilla el gato, gallinita ciega, conejo de la suerte, donde están las llaves…; Primaria: naipes, ajedrez, Intelect, quién es quién, Sing Star, Just dance…; en Secundaria ayudaron a los más pequeños a lo largo del recorrido, colaborando activamente con el profesorado en aquello que se necesitase). Todos juntos celebramos el esfuerzo realizado a lo largo de dos meses y todo lo aprendido gracias al hilo conductor de El Juego. Una vez de vuelta al centro, profesorado, estudiantes, familias y resto de profesionales bailamos al ritmo de la misma canción previamente preparada en las aulas.

El proyecto El Juego nos ha ayudado a alcanzar varios logros. El primero, como centro que acoge tres etapas educativas (Infantil, Primaria y Secundaria), nos ha mostrado la capacidad de organizar una actividad en la que participe todo su alumnado (cerca de 600); por otro lado, abordar los contenidos curriculares y el desarrollo de las competencias clave desde el trabajo por proyectos; también, la coordinación de todo el claustro así como del resto de profesionales que integran el centro; la implicación de las familias y el Ampta en las diferentes actividades propuestas desde los equipos docentes; y, por último, la apertura a entidades del entorno al contar con la colaboración de Protección Civil, Policía Local y el Ayuntamiento de Torrelodones en diferentes momentos del desarrollo del proyecto.

Decimos adiós a una experiencia que nos ayuda en nuestro cambio metodológico y convivencial, y que nos impulsa a mantenernos en esta línea de trabajo.

Print Friendly, PDF & Email

¡Comenta!

Deja un comentario